Quienes Somos
Cuaderno
Indice
Cronologuia
Epistolario
Biografia
Fotos
Directorio
 
 
Inicio / Enlaces / Mapa del Sitio / Contactenos /Preguntas Frecuentes

José Julián Martí y Pérez nació en La Habana, en la calle de Paula No. 41, actual Leonor Pérez No. 314 (hoy museo), de padres españoles. Don Mariano Martí y Navarro, sargento primero del Real Cuerpo de Artillería, era natural de Valencia y Doña Leonor Pérez Cabrera, de Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias.

En su formación a temprana edad tuvo gran influencia del maestro y patriota Rafael María de Mendive -a cuyo colegio "San Pablo" asistió -, quien se comprometió desde 1866 a costear sus estudios de bachillerato. Pero su mentor corrió la suerte de la prisión y el destierro en 1869.

Sus ideas políticas aparecen por primera vez públicamente en enero de 1869 en los periódicos  "El Diablo Cojuelo" y "La Patria Libre" - su obra dramática Abdala -, pocos meses después del levantamiento de Carlos Manuel de Céspedes en La Demajagua, el 10 de Octubre de 1868.

Casi niño Martí ingresó en la cárcel el 21 de Octubre de 1869, condenado a seis años de presidio político; alrededor de un año llevó grilletes y trabajó en las canteras de San Lázaro, cerca del actual Malecón habanero.

Tras breve estancia confinado en la finca "El Abra", Isla de Pinos, el 15 de Enero de 1871 parte deportado hacia España. Dos veces será operado de las secuelas de la cadena en su cuerpo (1872), pero más difícil es curar los dolores del alma; dedicará la vida, con la acción y la palabra, para que la Patria también sane.

En España no guarda ni alienta odios, sino reclama independencia y justicia. Deja amigos y toma cultura: Licenciado en Derecho Civil y Canónico y Licenciado en Filosofía y Letras, defendidos con notas sobresalientes en Zaragoza, 1874. Allí contó con el aliento humano y el apoyo económico del compañero de la juventud Fermín Valdés Domínguez, junto al cual fuera juzgado; acusados ambos de infidencia por firmar una carta en que tildaban de apóstata a un condiscípulo por alistarse de oficial español, Martí reclamó la autoría para sí.

Su amigo fue condenado a sólo seis meses. Después de visitar varias ciudades europeas, comienza su etapa americana al llegar a Veracruz, México, en  Febrero de 1875. Conoce al mexicano Manuel Mercado --fiel amigo hasta el último día-- y se reúne con sus padres y hermanas.

Desde su salida de Cuba, deportado a España, pueden señalarse tres etapas en su vida: de 1871 a 1884 --de formación intelectual básica--, de 1884 a 1889 --de maduración intelectual y política-- y de 1890 a 1895, de consagración total a la Patria. A la querida Habana volverá de paso hacia Guatemala (6 de Enero de 1877), en el Vapor Ebro, con el nombre de Julián Pérez, y luego el 2 de Septiembre de 1878 --ocurrido ya el Pacto del Zanjón; en esta ciudad nacerá el 22 de Noviembre su hijo José Francisco, el adorado "Ismaelillo", fruto de su matrimonio en México, el 20 de Diciembre de 1877, con la cubana Carmen Zayas Bazán. Breve será su estancia en Cuba.

Detenido el 17 de Septiembre de 1879 (conspirando para la Guerra Chiquita), expresa a las autoridades que "Martí no es de la raza vendible", a una exigencia de declaración favorable a la Metrópoli. Sólo regresará, finalmente, el 11 de Abril de 1895, y caerá en combate en Dos Ríos a las pocas semanas (el 19 de mayo), cuando sus compatriotas -a los que devolvió la confianza-- pelean nuevamente por una Cuba Libre. Sus últimos años trabajó arduamente para impedir a tiempo que los Estados Unidos --donde vivió muchos años-- se extendieran mas allá del Río Bravo, como antes habían hecho a cuenta de México, según reveló en su carta inconclusa a su amigo mexicano Manuel Mercado, escrita la víspera de su muerte.

Maestro fue en la práctica y también de pueblos --conoció, amó y defendió a la que llamó Nuestra América--, traductor de varias lenguas, diplomático- representó a varias repúblicas latinoamericanas hermanas en 1890-, cronista de su época, del pasado y anunciador del futuro. Nunca dejó de servir a su pueblo y en el último período sólo tuvo un objetivo: la liberación de Cuba. Organizó el nuevo movimiento independentista por medio del Partido Revolucionario Cubano--de base democrática en los clubes patrióticos--, unió a todas las fuerzas sociales con un solo fin --la independencia-- y previó una república distinta a las experiencias precedentes que conoció en otras naciones americanas.

El 14 de Marzo de 1892 apareció el primer número del periódico "Patria" --dedicado a la gran empresa-- y el 10 de abril de ese año fue proclamado el Partido Revolucionario Cubano y electo Martí como Delegado. Después de los iniciadores, José Martí es y sigue siendo el forjador más completo de la nación y nacionalidad cubanas: por su legado de una ética para el mejoramiento humano y su acción e ideología de proyección latinoamericana y universal.

A esto se une el criterio unánime de que es el mayor escritor del continente, aunque casi no publicó libros; el periodista más leído entonces en la América hispana y, sin proponérselo, el más penetrante y creador de los modernistas.

Quién no conoce en el mundo aunque sea uno de sus versos sencillos, o escuchó hablar de La Edad de Oro donde cuenta para los niños del continente sobre "Nené Traviesa", habla de los "Tres Héroes" o hace que veamos a "Los dos príncipes" y a Pilar la de "Los zapaticos de Rosa".

¿O acaso perdieron actualidad su Vindicación de Cuba --respuesta a un diario norteamericano que ofendió al cubano como pueblo-- o sus razonamientos acerca de Nuestra América? Su copiosa labor epistolar y oratoria sobresalen con similar brillo y llenan varios tomos de sus voluminosas Obras Completas, publicadas en el Siglo XX.

Arriba

Menú Principal